EL EXAMEN Y LOS JURADOS

El principal objetivo del examen es acreditar la idoneidad en la traducción e interpretación de textos oficiales de español a una lengua extranjera y viceversa, requisito indispensable para tramitar la licencia de Traductor e Interprete oficial.
El examen consiste en la traducción e interpretación consecutiva de textos oficiales del español a una lengua extranjera y viceversa.

El examen consta de:


  • 2 pruebas escritas (español - lengua extranjera y lengua extranjera - español)
  • 2 pruebas orales (español - lengua extranjera y lengua extranjera - español)

Para cada lengua hay dos jurados traductores oficiales:
  • El jurado A es hablante nativo del español con alta competencia comunicativa en la lengua extranjera.
  • El jurado B es hablante nativo de la lengua extranjera con alta competencia comunicativa en español.

Aplicación del examen:
  • 9:00 a.m. a 11.00 a.m. pruebas escritas (una hora por prueba)
  • 11:00 a.m. a 3:00 p.m. pruebas orales (30 minutos por candidato, en el orden de finalización de la prueba escrita)

Criterios de evaluación
Precisión (80%): se refiere básicamente a la habilidad de conservar la fidelidad al sentido del texto original.
Naturalidad (20%): se refiere a la expresión correcta o adecuada de las ideas. Para este aspecto se tienen en cuenta:
  • La gramática
  • El uso de la lengua apropiado para el registro del documento traducido.
  • El uso de términos especializados.